• warning: date() [function.date]: It is not safe to rely on the system's timezone settings. You are *required* to use the date.timezone setting or the date_default_timezone_set() function. In case you used any of those methods and you are still getting this warning, you most likely misspelled the timezone identifier. We selected 'America/Chicago' for 'CST/-6.0/no DST' instead in /home/tribunad/public_html/sites/all/modules/archive/archive.pages.inc on line 292.
  • warning: date() [function.date]: It is not safe to rely on the system's timezone settings. You are *required* to use the date.timezone setting or the date_default_timezone_set() function. In case you used any of those methods and you are still getting this warning, you most likely misspelled the timezone identifier. We selected 'America/Chicago' for 'CST/-6.0/no DST' instead in /home/tribunad/public_html/sites/all/modules/archive/archive.pages.inc on line 293.
  • warning: date() [function.date]: It is not safe to rely on the system's timezone settings. You are *required* to use the date.timezone setting or the date_default_timezone_set() function. In case you used any of those methods and you are still getting this warning, you most likely misspelled the timezone identifier. We selected 'America/Chicago' for 'CST/-6.0/no DST' instead in /home/tribunad/public_html/sites/all/modules/archive/archive.pages.inc on line 324.
  • warning: date() [function.date]: It is not safe to rely on the system's timezone settings. You are *required* to use the date.timezone setting or the date_default_timezone_set() function. In case you used any of those methods and you are still getting this warning, you most likely misspelled the timezone identifier. We selected 'America/Chicago' for 'CST/-6.0/no DST' instead in /home/tribunad/public_html/sites/all/modules/archive/archive.pages.inc on line 325.
  • warning: date() [function.date]: It is not safe to rely on the system's timezone settings. You are *required* to use the date.timezone setting or the date_default_timezone_set() function. In case you used any of those methods and you are still getting this warning, you most likely misspelled the timezone identifier. We selected 'America/Chicago' for 'CST/-6.0/no DST' instead in /home/tribunad/public_html/sites/all/modules/archive/archive.pages.inc on line 326.

Archivo - Mayo 14, 2006

Fecha
  • Todos
  • 1
  • 2
  • 3
  • 4
  • 5
  • 6
  • 7
  • 8
  • 9
  • 10
  • 11
  • 12
  • 13
  • 14
  • 15
  • 16
  • 17
  • 18
  • 19
  • 20
  • 21
  • 22
  • 23
  • 24
  • 25
  • 26
  • 27
  • 28
  • 29
  • 30
  • 31

Spaccavento, el liquidador… No solo de los manicomios

Jorge Pachamé

En la entrevista publicada en Página 12 (23/3/06) el “Tano Spaccavento” como le gusta nombrarse a sí mismo, declara que va a ir a fondo con el cierre de los manicomios.

Tal como veníamos denunciando desde Tribuna de Salud, la gestión actual del ahora ministro de salud del gobierno de la ciudad, continúa con las políticas de privatización y recorte de gastos, implementadas por el ibarrismo.

Spaccavento, confirmado ahora por Telerman, es más de lo mismo. Sólo que de cepa kirchnerista.

Las contradicciones al respecto marean.

Están los gastos de remodelación del Moyano que “mal no vienen” (sic) y las camas licitadas en clínicas privadas. (se han trasladado 150 pacientes a instituciones privadas por las que se abona, por cada una $ 3300 mensuales).

Con la excusa de la desmanicomialización se favorece el negocio de las clínicas privadas.

La abolición de una terapia, el psicoanálisis, (que se viene aplicado en los hospitales porteños y centros de salud comunitario) tiende a privilegiar el tratamiento farmacológico, como acto terapéutico único. El ministro de salud fue claro…no queremos llenar los centros de salud de psicólogos y psiquiatras que hagan diván (sic). Para Spaccavento la prevención comunitaria en salud mental, debe ser farmacológica, precisamente lo que reclaman las empresas farmacéuticas. No nos olvidemos que después de los fármacos oncológicos y cardiológicos vienen en el ranking mundial de ventas de los laboratorios los psicofármacos.

La salud mental es el escenario para un fabuloso negocio capitalista a gran escala que impulsa el ministro de salud porteño...queremos trabajar junto con las ONG (cuales) que tengan experiencia en socialización de pacientes con trastornos mentales severos, (sic) lo que significará jugosos subsidios para las mismas. Un anticipo de lo que se viene son las 150 derivadas del Moyano.

Aclara Spaccavento…el Estado va a tener un control estricto de ellas (las externadas de los manicomios), no es que las abandonamos en una casa” (sic).

Como no podía ser de otra manera también habló…del fortalecimiento de la atención primaria y la accesibilidad a la salud.,de hacer más humano al hospital público, de anular las colas de los hospitales, que haya más turnos….

Todo muy apropiado pero ni una palabra de triplicar el presupuesto de salud, para re-equipamiento y tecnología infraestructura edilicia, nombramientos de personal y aumentos de salarios.

En cambio, sí se reglamentó la extensión de la jornada laboral a 30 horas para los profesionales (resolución 375), para los franqueros (por los feriados turísticos) y para los enfermeros en general manteniendo la nefasta política de módulos.

Spaccavento propone… para que la comunidad se acerque al sistema de salud, un 0800 para denuncias y que el mantenimiento de los edificios de los centros de salud lo hagan cooperativas de los propios vecinos., la justificación es que así no se le paga a una empresa. Esto no solo es reducir la inversión en salud, sino que además propone que el gobierno de la ciudad se desentienda absolutamente del problema. Esto es la antesala de un Cromañon sanitario. De lo que se trata es de la re-municipalización de los servicios de mantenimiento, como del conjunto de las áreas hospitalarias privatizadas y tercerizadas y la incorporación de los trabajadores de estas empresas al plantel municipal con salarios de convenio.

No hay nuevas ideas para un régimen social agotado, nuevamente se esta discutiendo la aplicación de la tarjeta de residencia para pobres en la ciudad de Buenos Aires (un viejo anhelo del progresismo porteño) Aldo Neri fracasó en imponerla cuando fue secretario de salud de la ciudad. Ahora en la nueva administración sanitaria kirchnerista, la idea vuelve a florecer... a la hora de discriminar y excluir del sistema de salud porteño a los pacientes del conurbano o los extranjeros, no les tiembla el puño a los “nacionales y populares”.


Desmanicomialización

Michel Sauval

Paradójicamente, una de las cuestiones que suele oscurecer el problema es la sistemática apelación al "bien" de los pacientes, ya que detrás de la misma desfila todo el espectro de posiciones sobre las terapéuticas "adecuadas", posiciones cuyo carácter ideológico es proporcional al grado de generalización con que se presentan respecto del conjunto de los
pacientes. Por ejemplo, el término mismo de desmanicomialización parece requerir el cierre de los neuropsiquiátricos, en la medida en que los considera "manicomios", y ubica el problema del "bien" de los pacientes en su "externación".
 Es obvio que cualquier planteo de desmanicomialización en ese sentido hace caso omiso de las condiciones sociales en que vivimos: en un país donde la mayoría de la gente supuestamente "normal" no consigue salir del hambre y la  miseria, ¿qué destino puede esperarse para aquellos que, además, tengan problemas "mentales"?.
    Claro que nadie va a plantear esa "externación" sin más ni más, y cualquier propuesta en ese sentido va a estar acompañada de promesas de asistencia y atención ambulatoria. Pero insisto: si la asistencia social a los supuestamente “normales" es un fracaso, ¿cómo podría funcionar esa asistencia a los que tienen "problemas mentales"? Y en el hipotético caso de que funcionara, es de suponer, en forma lógica, que  todos los pobres se declararían locos para poder acceder a dicha asistencia.
  Por eso me parece que los planteos de desmanicomialización suelen ser el taparrabos "progresista" de políticas de reducción del sistema de salud mental, ya que la asistencia ambulatoria es sólo una promesa incumplible, y el cierre del hospital es una realidad concreta.
  Eso no quiere decir que el hospital sea algo bueno de por sí, ya que una posición de ese tipo colocaría al hospital como criterio general para el "bien" de los pacientes.
     Justamente, creo que las discusiones sobre "terapéutica" suelen distraer respecto del eje principal que implica cualquier reclamo o lucha sobre políticas de salud mental, que a mi modo de ver es la cuestión presupuestaria.
  Se suele entrar en ese desvío cuando se busca presentar "terapéuticas" económicamente "sustentables", es decir, cuando se parte de aceptar el presupuesto que asigne el gobierno de turno.
  Si se parte de ese hecho consumado, entonces la discusión se tergiversa porque lo que pasa a discutirse, con la excusa del supuesto "bien" de los pacientes, es qué tipo de "terapéutica", es decir, qué grupo de profesionales, se queda con ese presupuesto.
  El "bien" del paciente es la excusa para "vender" una "terapéutica".Algo similar vemos a diario en la Universidad: cuando se acepta el presupuesto asignado. Cualquier discusión sobre el "perfil" del profesional buscado no es más que la vestidura ideológica con que se encubre la lucha, por cierto más mezquina, entre las diferentes camarillas de profesores, por quedarse con el pedazo mas grande de ese presupuesto.
    Partir del hecho consumado de un presupuesto miserable, coloca la discusión sobre terapéutica en la lógica de quien se queda con el mejor pedazo de la torta. Y como nadie va a poder reclamar su pedazo de torta en esos términos, apelar sistemáticamente al supuesto "bien" de los pacientes será la vía más lógica.
    Quizás si pusiéramos las cosas la revés, si no aceptáramos un presupuesto asignado por un gobierno dedicado a subsidiar al capital (con la correspondiente tajada para la caja política), y partiéramos de los reclamos y necesidades de los pacientes y trabajadores de la salud en los términos en que ellos mismos quieran plantearlos (cargos y salarios de los trabajadores de la salud mental, infraestructuras edilicias, presupuestos necesarios para las diferentes políticas de salud mental, etc.), en vez de las peleas entre "terapéuticas" tendríamos el conflicto mejor planteado: entre trabajadores y población asistida por un lado, y gobierno corrupto y capitalista por el otro.

Declaración de la Asociación de Profesionales del Hospital Braulio Moyano

Reproducimos a continuación el texto de la declaración pública de la Asociación de Profesionales del Hospital Braulio Moyano.

Comité redactor de Tribuna de Salud.


Declaración de la Asociación de Profesionales del Hospital Braulio Moyano

SEPA QUE CAMBIÓ EN EL HOSPITAL MOYANO  DESPUÉS DE 90 DÍAS DE INTERVENCIÓN


Las prostitutas que ejercen su profesión en los alrededores del Hospital (y que nunca fueron pacientes), siguen trabajando a plena luz del día y a la vista de todo el barrio.

Las investigaciones científicas denostadas por el Director de Salud Mental, fueron nuevamente autorizadas por el mismo funcionario y bajo la misma normativa.

El Departamento de Docencia e Investigación, símbolo de vanguardia de un Hospital Moderno, ha visto reducido su ámbito físico y laboral cediendo la hemeroteca a una entidad gremial aún no reconocida en el nosocomio.

Se persiguen compañeros por pensar distinto, trasladándolos a otros servicios, amenazándolos veladamente y pretendiendo que cumplan funciones que no les son propias.

Se trasladan pacientes a clínicas privadas, abonando a las mismas aranceles insólitamente elevados, que superan en casi un 100% lo que pagan empresas de medicina privada y casi el 400% del arancel que la propia

Secretaría de Salud fijó en el Nomenclador de Salud Publicado en el Boletín Oficial el 13 de marzo del 2006. En muchos casos dichas clínicas ofrecen condiciones habitacionales y profesionales claramente inferiores a las del

Hospital Moyano (incluso pese al estado de crónico abandono que presenta).

Con dichos traslados compulsivos, se violan los más elementales derechos humanos de pacientes y familiares, además de generar un fabuloso traspaso de recursos del sector público al privado.

En estos noventa días de Intervención no se reunió ni una sola vez el Consejo Asesor Técnico Administrativo (CATA), organismo legalmente indispensable para la toma de decisiones con el consenso necesario.

No se realizó ni una sola selección interna para cargos de ejecución y/o conducción, a pesar de haberse efectivizado renuncias, jubilaciones, etc.

No se produjo ningún nombramiento pendiente, corriéndose el inminente riesgo de perder por desfinanciamiento horas profesionales y cargos vacantes.

NO HAY DIALOGO - NO HAY CONSENSO - NO HAY PAUTAS - NO HAY PARTICIPACION - NO HAY DEMOCRACIA.

HAY NEGOCIOS - HAY DESMANTELAMIENTO DEL HOSPITAL PUBLICO – HAY TRANSFERENCIA DE RECURSOS DEL SECTOR PUBLICO AL PRIVADO – HAY DESINSTITUCIONALIZACION ESTATAL - HAY INSTITUCIONALIZACION PRIVADA.

QUE PRETENDEN QUE DEBAMOS DECIR?¿ VIVA LA INTERVENCION ?


NOTA: El Grupo Hadad, el periodista Andrés Kliphan y el resto del periodismo amarillo, jamás volvió en estos 90 días, a visitar el Hospital "Braulio A. Moyano".

Desmanicomializar

Elena Florin

No hay ningún criterio científico que justifique la liquidación de los hospitales psiquiátricos. Está más que probado que los hospitales son necesarios. Lo que no es necesario es la cronificación de los internados. Pero la solución que propone el ministro y una parte del progresismo que lo acompaña a ese problema es una solución grosera del orden de “muerto el perro se acabó la rabia”. Si se cierran los hospitales psiquiátricos no hay más cronificación.

La cronicidad de las enfermedades y la cronificación de los enfermos es un asunto serio y la comunidad científica debe trabajar para resolver ese gran problema. Ahora, otra cosa es como el régimen social y político de conjunto encara la cuestión. El criterio actual es que como la cronicidad aumenta el gasto público hay que desentenderse. En parte es eso lo que justifica la existencia de numerosas fundaciones de pacientes crónicos, diabéticos, renales, esquizofrénicos, alcohólicos, etc, etc.

El ministro de salud porteño, Donato Spaccavento en su vergonzoso personalismo, dice que le gustaría ser recordado como:"El Tano que pasó a la gente de los manicomios a la Comunidad".

En Europa y en los estados de EEUU donde se llevó a cabo lo que el ministro sueña, los pacientes devinieron en homeless, buscando lugares de atención ya que los hospitales generales no se hacen cargo de ellos. Lo mismo en la tan mentada desmanicomialización en nuestra provincia de Río Negro. Resulta que La Pampa y Neuquén atienden en sus hospitales a los rionegrinos enfermos, expulsados de su propia provincia por la “reforma”.

El “Tano” va a ser recordado como el que cerró los hospitales, despidió a profesionales, y dejó a los pacientes en la calle.

Los que hacemos psiquiatría clínica sabemos de la importancia crucial que tiene contar con un hospital que aloje la urgencia y también, en casos que aún no siendo urgencias requieren de un alojamiento institucional y una atención especial. También sabemos de la ardua tarea que es conseguir una cama disponible.

En lugar de la grotesca propuesta de cerrar los manicomios lo que hay que hacer es invertir en salud, es decir, triplicar el presupuesto. ¿Donde están las casas de medio camino, los hospitales de día, las familias sustitutas, las granjas y los talleres protegidos? En la letra muerta de la ley 448, para el regocijo de los progresistas y la miseria y el sufrimiento de los pacientes...

No se puede ocultar la crisis del sistema de salud mental en el país y en la ciudad, no es una crisis del razonamiento científico, es una crisis de orden político y expresa la concepción de la salud mental en el régimen social capitalista.

Hospital Alvarez - Fuera la intervención

Jorge Pachamé

La decisión intempestiva del ahora Ministro de Salud porteño Dr. Donato Spaccavento de remover al subdirector médico del hospital Álvarez Dr. García Tornadu y de reemplazarlo por el Dr. Fadaro, un funcionario afín designado a dedo por el ministerio a su cargo, enardeció a la comunidad hospitalaria.

La movida ha contado con el apoyo de la Asociación de Médicos Municipales (AMM). Esto fue reconocido públicamente por el Dr. Fadaro en el hospital Álvarez y por Spaccavento en el programa radial de Nelson Castro (AM Del Plata, Puntos de Vista, viernes 17/03/06).

El desplazamiento de funcionarios es el método que caracteriza a la gestión sanitaria del nuevo ministro de salud de la ciudad (intervención del hospital Moyano, desplazamiento del subdirector médico del hospital oncológico Marie Curie)

Los trabajadores y profesionales del Álvarez repudiaron la maniobra y se movilizaron. Participaron todos los gremios -Ate, Sutecba, gremial médica (en este hospital está en manos de la oposición a la AMM) y recibieron el apoyo de pacientes y vecinos.

La asamblea hospitalaria convocada el jueves 16/03, rechazó la intervención de Spaccavento y el desplazamiento del subdirector. Se pronunció porque la designación del subdirector (así como la cobertura de cualquier vacante) se efectivice como lo establece la carrera profesional: mediante la selección por concursos. La asamblea aprobó un plan de lucha, convocando a una jornada de movilización con corte de calle y abrazo al hospital el viernes 17/03, que se cumplió a rajatablas.

El Álvarez, como antes el Moyano son el laboratorio de prueba de una maniobra de alto vuelo. Esto es la intervención, desplazamiento y domesticación de las autoridades y jefes de servicio del conjunto de los hospitales municipales promovida por el ministro de salud porteño...

Dos semanas previas a este golpe institucional, el director de salud mental y ex interventor del Moyano, Dr. Berretoni informó (apretó) a los profesionales del servicio de salud mental del hospital Álvarez que se debían cumplir estrictamente las 30 horas semanales, que se va a implementar un estricto control de horarios y asistencia y que en ese hospital era factible la internación en el servicio de psiquiatría de pacientes de ambos sexos aunque físicamente la sala de internación de mujeres y varones se halle solo separada por un pasillo... toda una definición para los campeones de la desmanicomialización.

Detrás del reencasillamiento por antigüedad y la extensión de la jornada de trabajo (acordada entre la AMM y el área de salud del gobierno porteño (acta paritaria Nº 18), se ocultan las maniobras para imponer este retroceso en las condiciones laborales y salariales, para imponer el terror mediante las evaluaciones de desempeño y la pérdida del derecho a la estabilidad laboral de los profesionales municipales (ley 471).

Los trabajadores y profesionales del hospital Álvarez han comprendido esta situación, y han dado el puntapié inicial para enfrentar el despotismo del ministro de salud porteño. Hay que profundizar y extender el plan de lucha a otros hospitales, por concursos para la selección de cargos (basta de designar y remover funcionarios a dedo) y la cobertura integral de vacantes, por un básico de $1800 para el escalafón general y de $ 2200 para 24 horas de planta indexados por inflación, por la incorporación de los trabajadores en negro y los planes de empleo con sueldos de convenio, por la triplicación del presupuesto de salud y por una real descentralización poniendo todos los recursos bajo control de los trabajadores y profesionales municipales, los verdaderos hacedores de la salud y el hospital publico .


Por el rechazo a la intervención de Spaccavento, el hospital Álvarez debe triunfar.

 

Rebelión hospitalaria

Corresponsal desde Santa Cruz

El anuncio de aumentos diferenciales para los médicos full-time, ha desatado una tormenta que está lejos de detenerse y que ha destapado la olla del sistema de salud santacruceño. En todos los hospitales de la provincia se vienen realizando asambleas, seguidas en muchos casos de medidas de fuerza, quites de colaboración y movilizaciones. Las decisiones de esta rebelión masiva se toman en asambleas generales de los hospitales que han pasado por encima de cualquier dirigencia sindical y de cualquier encuadramiento. Tan impresionante y genuino es este movimiento que ha votado programas de lucha y entregado petitorios distintos según el hospital. Lo primero que ha estallado es el sistema menemo-kirchnerista del arancelamiento hospitalario: a través de este sistema se impuso la privatización periférica de parte de los servicios y la flexibilización laboral a partir de la contratación de centenares de personas como monotributistas que cobran del arancelamiento y “facturan” por sus servicios. Entre ellos hay profesionales, pero también secretarias de médicos y hasta camilleros. En todos los hospitales se cuestionó el arancelamiento y su forma de distribución entre el personal. En algunos se reclamó el pase a planta permanente de los monotributistas. En Río Gallegos 300 personas acompañaron la entrega del petitorio y marcharon desde el Hospital a la Casa de Gobierno, en una acción inédita. El gobierno reaccionó despidiendo a tres médicos, a los que tuvo que reincorporar porque una masiva asamblea en Gallegos amenazaba con parar el Hospital. Se han abierto negociaciones y se está apretando a los activistas, especialmente a médicos que siempre fueron allegados al gobierno y han jugado ahora un papel destacado en el reclamo. Aumentos equitativos para todo el personal y pase a planta permanente de todas las formas de contratados y tercerizados, son el centro de un conflicto que recién empieza, y que viene a cuestionar el “modelo K” en el tema salud.

Prestaciones esenciales o flexibilización laboral

Mónica Di Milia

A la luz de los reclamos de diferentes sectores (camioneros, telefónicos, ferroviarios, bancarios, docentes, comercio, Metrovias) por aumentos salariales, los médicos deberíamos pensar en nuestra propia realidad: jornadas extenuantes de hasta 14 horas yendo de un consultorio a otro, precarizados y terciarizados; trabajando para Obras Sociales o Prepagas, clínicas y sanatorios, sin percibir vacaciones, aguinaldo o asignaciones familiares, y ni qué hablar, sin licencias por enfermedad o maternidad.

Las patronales de la medicina han logrado flexibilizar como nunca antes el trabajo del galeno, gracias al sistema de facturaciones que nos hacen responsables de todos los riesgos, incluso a la hora de responder judicialmente ante un supuesto error de praxis.

Si nuestra profesión es liberal, autónoma, vocacional y a la vez esencial; si es tan prestigiosa e indispensable, tan honorable y sagrada, ¿por qué a la hora del reconocimiento, nos pagan entre 10 a 15 pesos la hora? ¿Somos la parte humana de un servicio esencial, o trabajadores a destajo, flexibilizados?

¿Cuál es la ventaja de ser “monotributistas” en lugar de trabajadores en relación de dependencia?

El ministro de Trabajo, que tanto se preocupa a la hora de los paros por garantizar las prestaciones esenciales (Clarín, 12/04/06), ¿por qué no se preocupa a la hora de revisar el fraude laboral que a diario estamos padeciendo miles de trabajadores de la salud –que no otra cosa, al fin de cuentas, somos los médicos?

Nuestras sociedades científicas y academias nos extienden certificaciones por nuestra capacitación, pero el tiempo que le dedicamos a la misma debe salir de nuestro bolsillo, empezando por el lucro cesante a que nos obliga la asistencia a congresos, cursos, seminarios y otras actividades.

¿Y cuál es la tendencia que se observa?

Que lamentablemente, no nos van a alcanzar las 14 horas para sostener todo esto.

¡Si los pacientes capitan en las Obras Sociales y Prepagas, y nuestra capacitación está al servicio de su mejor atención, que sean ellas, junto al Estado, quienes financien nuestro perfeccionamiento!

En otras palabras, estamos ante esta paradoja de la profesión médica en la era de la concentración económica: la supuesta “independencia” profesional nos condena al trabajo a destajo, la forma mas extrema de explotación... Por eso es que debemos exigir nombramientos en los hospitales y relación de dependencia en las Obras Sociales y en las empresas de medicina Privada. Basta de profesiones en negro, incorporación y salarios de convenio.

Tomemos el ejemplo de quienes luchan: cómo los trabajadores del subte, por dar sólo un ejemplo, han pasado por encima de los dirigentes eternizados en el sindicato –cualquier parecido con FEMEDICA, FEMEBA, COMRA o la AMM no es pura casualidad-, y apoyándose en los delegados de base, han logrado que un boletero, con seis horas de trabajo diario por insalubridad, gane aquello que más de un médico, con años y años de estudio y dedicación, desearía ganar.

El camino a transitar pasa por ir organizando asambleas en nuestros hospitales, obras sociales, clínicas y sanatorios, buscando elaborar un programa que logre unificar a TODOS los trabajadores de la salud, de los cuales también formamos parte –salvo aquellos que explotan a sus propios colegas en beneficio propio- los médicos.

Organicémonos y demostremos que si nuestro trabajo es esencial, también vale como tal.

“Esto es como esas muñequitas rusas, que al abrir una hay otra dentro” (Clarín, 12/04/06), dijo el ministro Tomada. Pero si los conflictos vienen uno tras otro, es porque estamos flexibilizados, precarizados y tercerizados.

Ellos se acuerdan de la salud como valor esencial, cuando salimos a decir ¡basta! Nosotros trabajamos por la salud los 365 días del año. Pero la salud de la población, y la nuestra, es incompatible con ellos

Crisis en la salud o política de estado

Elena Florín

Faltan 5.500 enfermeras en Capital y Provincia

Ese es el título de una nota del diario Clarín del 8/4/06 que refiere, según datos oficiales, que”se debe al congelamiento de vacantes en los hospitales. Esto provoca el envejecimiento de los planteles, sobrecarga de tareas y serios déficit en la atención de los pacientes”.

El déficit mencionado es la expresión de la realidad sanitaria en la ciudad y en todo el país, producto de decisiones políticas que implican el desfinanciamiento de la salud pública a partir del cercenamiento progresivo de los presupuestos sanitarios.

Esta situación es parte de una política de estado que tiene que ver con los lineamientos dictados por los organismos internacionales (Banco Mundial, FMI) que exigen el achicamiento general de gastos en salud, vivienda, educación, planes sociales y que ejecutan los gobiernos de la ciudad y de la nación

No solo los sucesivos gobiernos son responsables, sino también la colaboración de clase de las burocracias sindicales que en lugar de luchar por puestos de trabajo y por aumento de salarios, han hecho y hacen la vista gorda a toda la flexibilización laboral cuyas consecuencias quedan ahora claramente expuestas.

El no pago de horas extras y la extensión de la jornada laboral bajo la modalidad de módulos ($ 22 por 6 horas) es un grado supremo de explotación, reduce el valor de la hora de trabajo y del salario y oculta la falta de personal.

Dice en la nota el director de Enfermería de la Secretaría de Salud porteña, Rubén Gasco. "El déficit de enfermeras es el problema más crítico del sistema de salud porteño. Las políticas de devastación de los últimos años han generado una situación insostenible: faltan más de 3.500 enfermeras, se han perdido muchísimas vacantes y el plantel ha envejecido. El promedio de edad en Capital es 50 años, y muchas tienen problemas de salud por la sobrecarga de tarea, del desgaste físico y de las malas condiciones de trabajo...

Conviene agregar que en estas condiciones el promedio anual de ausentismo es del 40 %“. Gasco se equivoca, el actual plantel de enfermería de los hospitales de la ciudad es de aproximadamente 8000 compañeras, incrementando esa dotación en un 45 %, como propone, ni por asomo se alcanzan los estándares de calidad mínimo que establecen las normas internacionales y las normas - UPE - (unidades prestacionales de enfermería) del Ministerio de Salud, para lo cual es necesario triplicar los actuales planteles, esto es incorporar 14000 enfermeras.

Y uno se pregunta ¿a quien podría interesarle ingresar en semejante sistema? Mal pago y con extenuantes jornadas de trabajo. Es situación es parte de la política de desmantelamiento de la salud pública. Recordemos que de cuatro escuelas municipales de enfermería que tenía la ciudad de Buenos Aires, queda en pie una sola.

El reencasillamiento por antigüedad de los municipales porteños que tuvo lugar el año pasado, se obtuvo a costa de la confiscación de los trabajadores - el no pago- de la deuda por antigüedad acumulada y el congelamiento salarial de más de10 años. El sueldo inicial de enfermería pasó a $1100 y el de una enfermera con 15 años de antigüedad de $1340.

No faltan solamente enfermeras en el sistema de salud de la ciudad. Faltan técnicos, personal administrativo, farmacéuticos, kinesiólogos, camilleros... Hay más de 4.000 planes Jefes y Jefas cubriendo vacantes, a $150 por mes.

Todos los gobiernos, sus ministros, sus secretarios, cuando llegan a la gestión repiten la misma cantinela: faltan enfermeras...sobran médicos. Hay que jerarquizar la labor de enfermería...

De lo que hay que hablar es de dotar a los hospitales y centros de salud del personal necesario cubriendo integralmente las vacantes, con un salario básico inicial de $ 2000 indexado por inflación para enfermería por 7 horas de trabajo, nunca más módulos, por el pago de la hora extra al 100% y la incorporación bajo convenio de los planes jefas y jefes.

El burn out al que se ven expuestos los trabajadores de salud debe terminar.

El gobierno es el responsable de esta situación.

Antibióticos “esenciales”: ¿utilidad o costos?

Luis Trombetta

La publicación en Tribuna de Salud Nº 10 del artículo “Producción pública de medicamentos” ha dado paso a un debate que ha incluido la estrategia adoptada por la OMS, a partir de 1977, cuando se confeccionó la primera lista modelo de medicamentos esenciales. En este artículo se analiza un estudio sobre utilidad y costos de los antibióticos esenciales, y los límites de esta estrategia.

La inversión de dinero en la investigación de medicamentos antiinfecciosos (que representó el 16% del gasto total de medicamentos que llegaron al mercado entre 1972 y 1992), los sitúa en el tercer lugar, detrás de los medicamentos que actúan sobre el sistema cardiovascular y nervioso.

La aparición de cepas bacterianas resistentes a los antibióticos utilizados, puede elevar aún más el costo de estos tratamientos.

Un artículo publicado en el Bulletin of the World Health Organization, 1999, 77 (3): 211±216 por F. Fasehun, da cuenta de este problema, y analiza los factores que determinan la selección de antibióticos en las listas de medicamentos esenciales.

Con el título “La paradoja de los antibacterianos: medicamentos esenciales, eficacia y costo”, su autor sostiene (que) “el concepto, propuesto por la OMS, de una lista de medicamentos esenciales que abarcase los productos correspondientes a las necesidades sanitarias de la mayoría de las personas ha sido aceptado por los países, que lo han adaptado a sus necesidades”.

Fasehun señala que “En el presente estudio se examinan las listas de medicamentos antibacterianos esenciales de 16 países elegidos entre las seis regiones de la OMS. La mayor parte de estos países incluyen en sus listas el 73% de los antibacterianos esenciales recomendados por la OMS. Sin embargo, la mayoría carecen de antibacterianos de reserva, e incluso de algunos antibacterianos de la lista principal, esenciales cuando el tratamiento empírico fracasa debido a la resistencia bacteriana. Se examinan numerosos factores que pueden influir en la omisión de esos medicamentos, sin olvidar los relativos al costo”.

Los países incluidos figuran en la Tabla 1.

 

La lista de medicamentos esenciales de la OMS se divide en dos partes: la lista principal y los medicamentos complementarios.

En la categoría de antibacterianos existe un tercer grupo (agentes antibacterianos de reserva); los medicamentos de este grupo no tienen alternativas terapéuticas y su uso se limita a reducir el riesgo de aparición de resistencia.

Como promedio, los países estudiados seleccionaron el 73% de los medicamentos antibacterianos incluidos en la lista principal y la lista complementaria de la OMS.

 

El examen de las listas de medicamentos esenciales de 16 países de las regiones que distingue la OMS, a saber, Africa, las Américas, Asia Sudoriental, el Pacífico Occidental, el Mediterráneo Oriental y Europa, reveló que esos países habían adoptado más del 70% de los antibacterianos de la lista modelo de la OMS.

Sin embargo, el análisis reveló que el 33%-88% de los países no incluyen cefalosporinas, fluoroquinolonas, vancomicina, espectinomicina, trimetoprim, ácido nalidíxico o piperacilina en sus listas.

Se pregunta el autor: ¿Qué factores pueden explicar que los países no seleccionen los medicamentos mencionados más arriba? En primer lugar, los costos pueden ser un factor importante.

Para las enfermedades infecciosas provocadas por cepas bacterianas resistentes al tratamiento empírico inicial se necesitan tratamientos antibacterianos más recientes, pero éstos son costosos. No todos se pueden permitir medicamentos antibacterianos costosos en los países en desarrollo, por ejemplo en el Africa subsahariana, donde los desembolsos directos representan el 40% de los gastos de atención sanitaria


Otros factores que podrían dificultar la selección de antibacterianos de reserva para casos
de farmacorresistencia son la falta de instalaciones de laboratorio donde analizar la sensibilidad bacteriana; la falta de formación de los prescriptores en materia de tratamientos antimicrobianos y farmacorresistencia; las actividades promocionales de las compañas farmacéuticas; y el hecho de que los países no examinen su lista de medicamentos esenciales para modificarla a la luz de los resultados de las últimas pruebas de sensibilidad a los antibacterianos.

El agravamiento de la resistencia bacteriana entraña aumentos directos e indirectos del gasto sanitario que la mayoría de los países en desarrollo apenas se pueden permitir, como por ejemplo un aumento de la morbilidad y la mortalidad, particularmente en pacientes inmunocomprometidos, y la pérdida de productividad ligada al ausentismo laboral.

Fasehun propone medidas para controlar la propagación de cepas resistentes y el mejor uso empírico de los antibióticos.

Pero el problema del costo sigue allí.

Veamos cómo es la situación económica de los países incluidos en este estudio.

De acuerdo al índice de pobreza humana, calculado por el Programa para el Desarrollo Humano para países en desarrollo (1995), mientras Uruguay ocupa el 1º lugar, Botswana ocupa el  94, Kenia el 64, Malawi el 85, Nigeria el 75, Zimbabwe el 89, Benin 95, Guinea 93, Malí 101, Ecuador 22, Honduras 39, Yemen 77, Sri Lanka 42, Tailandia 28, Filipinas 35.

La pobreza es el denominador común de estos países.

Este estudio revela que la estrategia del listado de medicamentos esenciales, en este caso antibióticos, es una estrategia de medicamentos ... para pobres!

Es una muestra de la política de adaptación... a lo que se puede, a lo que hay... sustentada por la OMS, y es una falsa opción para resolver las necesidades sanitarias de la población y la inaccesibilidad a los productos farmacéuticos

Fasehun ejemplifica en su estudio, que el costo del tratamiento de las Enfermedades de Transmisión Sexual (gonorrea y sífilis), las neumonías y la shigelosis (disentería bacteriana) se incrementa de acuerdo a la resistencia bacteriana.

¿Qué sucede entonces cuando se requieren antibióticos costosos, que no fueron incluidos en las listas de medicamentos esenciales?

Se pone al descubierto el fracaso de esta política.

Desde Tribuna de Salud hemos abierto el debate sobre la producción pública de medicamentos, la ley de patentes y los acuerdos internacionales sobre la propiedad intelectual, y hemos fijado nuestra posición: sostenemos que la producción estatal de medicamentos es indivisible de una política que enfrente los intereses de las industrias de especialidades medicinales nacionales y extranjeras, desconozca las protecciones establecidas por las leyes de patentes, asegure la provisión de los puestos de trabajo para su producción, cuente con el financiamiento presupuestario irrestricto, asegure la biodispobilidad y la bioequivalencia de los medicamentos producidos, esté orientada a garantizar la cobertura sanitaria de las enfermedades de la población del país (regionales, generales, endémicas) y que la producción sea dirigida por un comité científico integrado por representantes de los claustros docentes y de los laboratorios de las Universidades Estatales de todo el país, profesionales y técnicos de la salud bajo control de los trabajadores.

 

1976 - 24 de marzo - 2006

Jorge Pachamé

A 30 años del golpe militar, de los capitalistas, la iglesia y el imperialismo que lo impulsaron y sostuvieron, de la imposición como forma de dominación de clase del terrorismo de estado, esto es, la pérdida de las libertades democráticas, el genocidio de 30000 luchadores, la apropiación de los niños nacidos en cautiverio, el secuestro, la tortura y la muerte…

Ante la certeza de que la lucha y la vida de centenares de trabajadores de salud (profesionales y no profesionales) desaparecidos no ha sido en vano, ni será olvidada y se mantiene, hoy como ayer en la lucha por el juicio y el castigo a absolutamente a todos los culpables, la devolución de los niños apropiados, el desprocesamiento y libertad de 4000 luchadores populares, el retiro de la gendarmería de Las Heras y de los futuros Astíz que hoy se entrenan en Haití…

Por un punto final al hambre, la miseria, la desocupación, la represión y el gatillo facial...

Por todo esto la oposición tomó la iniciativa de realizar actos en varios hospitales porteños Álvarez, Muñiz, Sardá, Ramos Mejía y Gutiérrez.

En la Maternidad Sardá como conclusión del acto, se constituyó la Comisión Independiente por la Memoria. Además el FRG y Tribuna de Salud participaron de la movilización a Plaza de Mayo el 24 de marzo con una columna integrada por profesionales de los hospitales Sardá, Muñiz, Álvarez, Fernández, Ramos Mejía y Velez Sarfield. Todas estas iniciativas contrastaron con el accionar de la conducción de la AMM que no se pronunció, no movilizó, ni siquiera hizo una mención en el mensuario “mundo hospitalario”. A 30 años de la dictadura más salvaje, la conducción de la AMM no se dio por enterada…una vergüenza.

1976 - 24 de marzo - 2006