HOSPITAL MATERNO INFANTIL RAMÓN SARDA

Cese de actividades...destitución del director

El lunes 18 de septiembre se concretó un cese de actividades en el hospital materno infantil Ramón Sarda, en respuesta a la situación desencadenada por la muerte, el 13/09 en la sala de espera de consultorios externos de pediatría, de una paciente puérpera (dada de alta 48 horas antes) que concurría al primer control prenatal de su hijo. El deceso sucedió antes del inicio del horario de atención, (es de público conocimiento que las pacientes concurren horas antes del inicio del horario de atención (08 horas). Pero la tragedia puso al descubierto la absoluta falta de salidas de emergencias y de equipos de resucitación, así como el estado de una estructura hospitalaria y la de consultorios externos de pediatría aislados del resto del hospital, en un primer piso y a los que se accede solo por una única escalera de medio centenar de escalones. Esta estructura edilicia, donde funcionan los consultorios pediátricos desde hace más de 4 años no está habilitada, carece de ascensores, de rampas y de una salida de emergencia. El gobierno de la ciudad es por lo tanto, el primer responsable de este cuadro de situación, y si bien los consultorios son una real necesidad para un hospital sobresaturado por una demanda de prestaciones y asistencia en aumento, que desborda desde hace tiempo su real capacidad instalada, no menos cierto es que la responsabilidad que le compete al ministerio de salud porteño no es menor. Vale aclarar en ese sentido, que las obras para la instalación de ascensores en el área en cuestión a cargo de una   prestataria privada, la empresa Sehos, tiene una demora de más de 2 años (sic). Los hechos sucedidos en la Maternidad Sarda han puesto en evidencia el estado de indefensión y vulnerabilidad sanitaria en este centro asistencial y han obligado al cierre temporal de los consultorios externos de pediatría. Los reclamos de los profesionales en el sentido de que en estas condiciones no se podía seguir con las prestaciones asistenciales, el estado de asamblea hospitalaria permanente decretado a partir del 18/09 y las denuncias en medios radiales y televisivos, han llevado al ministro de salud porteño a bajar al hospital el 27/09 y aplicar un golpe institucional destituyendo al Dr. Argento director del hospital. La crisis en la Sardá no se cierra con el desplazamiento de un funcionario afín y funcional al gobierno de la ciudad, que ha sido el ejecutor de sus políticas... La designación del nuevo director ha puesto en el tapete la disputa de poder entre camarillas -el ministro de salud, Sutecba y la AMM-. Reclamamos para la Sardá (como para el conjunto de los hospitales de la ciudad):  basta de designaciones a dedo, plena vigencia de la carrera profesional, que el director sea elegido por concurso...Los trabajadores y profesionales del hospital materno-infantil Ramón Sardá debemos comprender que se ha abierto una lucha de conjunto por la defensa del salario, los nombramientos, los insumos, la estructura edilicia, las obras de infraestructura pendientes y faltantes, la cobertura de emergencias y de evacuaciones, los equipos de resucitación, el adiestramiento del personal. En suma, la defensa del hospital y de sus pacientes que no es más que la defensa de la salud publica, deberá recaer en nuestras manos... esa es la tarea.